sábado, 2 de mayo de 2009

Ciclo “Música Clásica en los Caminos del Vino” 2009 : Cosecha de buena música barroca italiana

En el marco de este ciclo que se realiza cada año en Mendoza, se pudieron apreciar dos presentaciones de música barroca: un concierto del Ensamble Alauda de Uruguay y La serva padrona de Pergolesi por La Cetra. Por Daniel Arias Fuenzalida (corresponsal en Mendoza).

Leer el artículo completo aquí.

Espacio de Opinión y Debate... ¡Participá!
¿Estuviste en estos conciertos y no coincidís? ¿Qué te pareció esta nota? Dejanos tu punto de vista.

1 comentario:

  1. Me parece excelente que esta página contenga buenas críticas sobre las cosas que se hacen en el interior... Es realmente una carencia que tanto músicos como melómanos padecen en las provincias.
    Por fortuna estuve en ambos conciertos, en el de Monteverdi el viernes y en la ópera pero el sábado. Coincido en muchos de los puntos con las críticas de Daniel, aunque me gustaría puntualizar un par de cosas con las que no coincido.
    En primer término, lo que se desafinó y notoriamente en el concierto Monteverdi a mi parecer no fue precisamente el clave, de hecho, en un instrumento de esa naturaleza opino que la desafinación tiene que ser muy notoria para percibirla en el conjunto. Sí me sonaron bastante desafinadas las intervenciones de una flauta dulce. El grupo instrumental podría haber estado más afiatado tal vez. El ensemble uruguayo destacó, salvo por la segunda soprano, muy poco convincente. Y el tenor chileno, si bien excelente en este repertorio y muy expresivo, creo que hace gala de exageraciones a veces innecesarias. Pero hubo música, y muy buena.
    En cuanto a la ópera, mi principal "crítica a la crítica" sería que es demasiado analítica para un espectáculo integral como lo es una ópera, donde creo que habría que evaluar antes bien el resultado final, su eficacia, su funcionalidad. En cuanto a las voces... me gustaría saber qué es lo que toma Daniel por parámetro para decir si una voz es "demasiado" o bella o robusta para un rol bufo de esa época y a qué cantantes pondría como ejemplo de su ideal. Una sierva que conquista a su patrón bien puede hacerlo a través de una voz cautivante (sin por eso dejar de ser cómica) y el Uberto ser un verdadero bajo cómico en vez del habitual barítono que suple con excesos hilarantes lo que no tiene vocalmente... En fin, como espectáculo me pareció sumamente refinado y eficaz; tal vez mi oído no me alcance para advertir las desafinaciones e imperfecciones a las que alude Daniel, pero quizás sea por haber estado cautivado por la belleza de una música que pude redescubrir, y una Serva Padrona bella, inteligible y conmovedora, y no ante una práctica más de conservatorio (que incluso en Buenos Aires he visto).
    En definitiva, así como Mendoza puede estar contenta por haber contado con estas presentaciones de calidad, hago votos para que se siga en ese camino (y se imite en provincias vecinas)... y la crítica musical -de nuevo lo digo- no esté ausente de lo que acontece en las provincias. Felicitaciones.
    Atentamente
    Aurelio Mossi (SL)
    aureliomossi@hotmail.com

    ResponderEliminar

IMPORTANTE: Dada la posibilidad de comentar en forma anónima, no se aprobarán comentarios que contengan agravios o ataques personales.