lunes, 4 de agosto de 2014

Eros y Tánatos, la pasión amorosa en “Tristán e Isolda”




El dolor inherente a lo humano es una constante del Romanticismo y, en especial, en este drama musical wagneriano. Aquí una mirada desde el psicoanálisis antes de la interpretación que Daniel Barenboim dirigirá en el Teatro Colón. Por Ernesto Castagnino

Leer artículo completo aquí.
 
Espacio de Opinión y Debate
¿Qué te pareció esta nota? ¿Cuál es tu opinión? Dejanos tu punto de vista.


 

1 comentario:

  1. El espíritu de los bosques de Europa central se conjuga con el misterio de las emociones y sensaciones oníricas que forman parte de la visión de la vida y el espíritu de aquellos pueblos.

    ResponderEliminar

IMPORTANTE: Dada la posibilidad de comentar en forma anónima, no se aprobarán comentarios que contengan agravios o ataques personales.